February 01, 2009

Esto es demasiado menos poco

Pues que el otro día me escribió Axel con una gran idea:

> Finalmente, si todavía aceptas sugerencias de temas para tu blog, por
> favor escribe algo acerca del adverbio "demasiado" y sus relaciones
> lógico-semánticas con "mucho", "muy", "poco" y "suficiente."

Después de pensarlo varios días, llegué a la siguiente conclusión:

Querido Axel:
La relación entre las palabras que mencionas será de todo, menos lógica. El español tiene una tendencia incorregible a acumular adverbios de cantidad en el lado “positivo” (los que señalan cantidad en exceso), con demérito de las expresiones que tienen significado “negativo”. En este post propongo algunas estrategias para equilibrar la balanza adverbial de nuestro idioma.

Primero, es obvio que “mucho” y “poco” son términos opuestos, porque “poco” implica “no mucho” y “mucho” implica “no poco”.

Comí mucho.
Comí poco.

Luego viene el adverbio “muy”, que es parecido a “mucho”, porque los dos empiezan con “mu” y tienen sentido así como de “en gran cantidad”:

Este guiso está muy sabroso.

Pero a diferencia de “mucho”, “muy” nunca va al final de la oración. Por eso no se dice “Comí muy”. “Muy” casi siempre va detrás de un adjetivo: "muy rojo"; "muy bueno"; "muy sabroso". Pero también puede ir detrás del mismo "muy":

Ese idiota se cree el muy muy.

Y aquí vienen las delicias de nuestro español de todos los días, el que según algunos no deberíamos usar pero que usamos igual sin importarnos un carajo que se espante la Reina Sofía:

Este guiso está mucho muy sabroso.

Aquí las opiniones se dividen entre gente que dice “mucho muy” (como yo) y gente a quien le suena horrible (como mi mamá). Pero hasta donde sé, así como existe el par muy / mucho, no existe algo como poy / poco. Así que propongo el siguiente:

Practitip ociolingüístico # 1:
A fin de mantener la cuota de adverbios del español equilibrada entre adverbios que señalan “en gran cantidad” y los que expresan “en pequeña cantidad”, propongo que se emplee el intensificador “poy”:

Este guiso está muy sabroso.

Este guiso está poy sabroso. (= este guiso está muy poco sabroso)

-----
Luego entra a la escena el “demasiado”. “Demasiado” quiere decir, literalmente, “de más”. ¿Por qué entonces, no nos hace corto circuito el cerebro cuando decimos que algo es “demasiado poco”?

Me serviste poco arroz.

Me serviste demasiado poco arroz.

Si “poco” es “menos de lo suficiente” entonces “Me serviste demasiado poco” quiere decir literalmente “me serviste menos de lo suficiente de más”. Esto sin mencionar ejemplos como este que saqué de google:

Las ventas bajaron 40%. Demasiado menos que el trimestre anterior.

Cuando pienso en lo que tengo que hacer para entender el significado de esa oración me duele la cabeza. Por lo tanto, propongo el siguiente

Practitip ocio-lingüístico #2:

Para reducir el esfuerzo (no por inconsciente menos extenuante) al que sometemos las neuronas tratando de calcular el significado de “demasiado poco” = “de más - de menos”, use la nueva palabra “demenosiado”:

Me serviste demenosiado arroz.

-----
Los lectores de otros dialectos me dirán si en su español sucede lo mismo, pero aquí entra una intrigante característica del español mexicano:

A Juan sírvele más poquito que a mí.
El viernes vino mucha gente, pero ayer vino más poquita.


El "más poquito" me recuerda a Témoris, porque a él le ponía de mal humor que lo usáramos. Decía que "más poquito" se dice "menos". Pero no estoy de acuerdo. En efecto, "más poco" suena horrible, porque se puede decir perfectamente "menos". Pero "más poquito" es otra bestia. Es como "menos" pero no tan "menos"; quiere decir algo así como "menitos".

Me gustaría que un programador me enseñara el algoritmo mediante el cual una máquina puede calcular el significado de “más poquito” a partir de las palabras “más”, “poco” y, por si fuera poco, el diminutivo -ito, tan socorrido en nuestro español mexicanito. Lo que nos lleva al

Practitip ociolingüístico #3:
Use el diminutivo con “mucho”, y no sólo con “poquito”:

¿Quiere los chicharrones con salsa?
-Sí, muchita por favor.


Practitip ociolingüístico #4:
Sustituya las palabras “más poco” por “menos mucho”:

A Juan sírvele menos mucho que a mí.
El viernes vino mucha gente, pero ayer vino menos mucha.


Por cierto que le debo un postcito a los diminutivos mexicanos, pero será a la próxima. Por lo pronto, no olvide anotar la primera cosa que le venga a la mente en los cuadritos de aquí abajo designados para comentarios y sugerencias.

6 comments:

Minotaurus said...

No son pocas las que muchas veces a lo que me refiero con las demasiadas excenciones o excepciones del español.

Y que lindo eso del "demasiado poco, casi nada".
Y palabras como muy o mucho en realidad no sirven solo para aumentar el algo sino la nada, claro, eso en todo caso de considerar a la nada aumentable. Por que si en alguna parte la nada o el todo es aumentable o disminuible es en el lenguaje.

Saludines...

Axel said...

En realidad, lo que me sorprende es que “mucho/muy” y “poco” en realidad no son completamente opuestos, no tanto porque sean relativamente incompatibles, sino por las muchas asimetrías que hay entre ellos. Ya mencionaste algunas, peor hay otras igualmente sorprendentes.

Por ejemplo, decimos “un poco”, pero no “un mucho”. ¿Será que hay varios pocos pero un solo mucho? ¿O será que “poco” es adjetivo contable, pero “mucho” es de masa? Tal vez lo que pasa es que “poco” es el análogo de “mucho” y “un poco” corresponde a “muy”, es decir, por lo general, así como podemos sustituir “poco” por “mucho” (para obtener algo parecido a su contrario), también podemos sustituir “un poco” por “muy”, con un efecto similar:

“Este cocktail está muy caro.”
“Este cocktail está un poco caro.”

También me llama la atención que si algo es poco, entonces no es suficiente, pero si es mucho, es más que suficiente. En otras palabras, no usamos la expresión “menos que suficiente” para decir “poco”, aunque sí usamos la frase “más que suficiente” para decir que algo es mucho. Aun más extraño, cuando decimos que algo no es suficiente, implicamos que es menos que lo que sería necesario (para ser suficiente), aunque si fuera demasiado, tampoco sería suficiente.

gin said...

ja, ja... ah. qué risa.

Chacha said...

Creo cada vez voy entendiendo demasiado menos que poco acerca de los muchos más que muy suficientes ejemplos acerca del tema.
Tal vez se deba a mi poco más que mucho del muy demenosiado... ¡Bah! Olvídalo. Jamás logré superar el "Ana, Ana bo-bana". Jajaja.

Saludos.

Anonymous said...

Un suspiro de Brooklyn sobre estos puntos.

No me acuerdo quien fue en Cuernavaca que decia "nadita de nada"..

Violeta Vázquez-Rojas said...

Axel: creo que se dice "un poco" y no "un mucho" por que "poco", como es decreciente, si tiene límite inferior, (cero) ¿no? Pero "un mucho" no tiene límite inferior ni superior ¿no?
Chacha, qué milagro verte de nuevo por aquí. Hacia rato que no pasabas a saludar.
Gin, saludos, qué bueno que te da risa, porque a mí dos veces al año estas palabras me causan más bien angustia.
Brooklyn, en Cuernavaca -y en todo México, creo- se usa mucho el nadita, pero nunca me había puesto a pensar en qué significa eso en diminutivo. "Little nothing of nothing", qué tal?? Suspiros para también.
V.