December 05, 2008

Todos y todas hablando así y asá

Hace muchos años, un ocho de marzo por la tarde, unas feministas de pelo muy largo y sin cepillar fueron a dar una conferencia a la ENAH sobre algo propio de la fecha. De las múltiples horas que debió durar la mesa, me quedaron dos oraciones bien grabadas. Una me gustó mucho y me pareció el único enunciado sensato que les oi decir en toda la tarde. Era algo así como "El feminismo no sólo se trata de mejorar la condición de las mujeres, sino las de todos, porque los hombres tampoco están bien". Sí, me parece que la equidad empieza por reconocer que la desigualdad nos afecta a todos por igual. La otra oración se me grabó porque después y antes de ese día la oí repetir hasta la náusea: "El español es una lengua machista". Cuando la mujer empezó a usar el plural "estudiantas" me salí del auditorio.

Eso ocurrió hace tantos, pero tantos años, que en ese entonces acusar a una lengua de sexista era un enunciado contestatario. Duplicar los sustantivos (niños y niñas, trabajador y trabajadora, estudiantes y estudiantas (!)) exaltaba la supremacía de la consistencia ideológica sobre la consistencia gramatical. Es decir, fue muchos años antes de que la clase política, empezando con Zedillo, usara los dobles sustantivos en sus discursos proselitistas.

La pregunta sobre si se puede considerar que un idioma es sexista es muy gastada. La discusión sobre si tratar de 'arreglar' un problema gramatical tendrá alguna repercusión en las prácticas sociales de quienes hablan ese idioma está también trilladísima y pasada de moda. La respuesta a las dos interrogantes, como ya todos sabemos, es "no" y "no", respectivamente.

Hoy sabemos que el género gramatical no tiene nada que ver con el género social, y para muestra, bastan veinte botones: las lenguas bantúes llegan a tener hasta veinte géneros gramaticales, sin por ello tener veinte roles sociales asociados uno a cada uno de ellos. A la inversa, hay culturas donde la lengua no tiene marcas de género (el inglés, para no ir más lejos, o el chino) y los papeles asociados a los hombres y a las mujeres son cualquier cosa menos equitativos. Fin de la discusión.

Practi-tip ociolingüístico de hoy:
Por decoro, por no perder el estilo, o al menos para que no lo confundan con candidato a presidente municipal en campaña o con delegada del DIF, nunca, por el amor de Dios, nunca use dobles sustantivos. Corre usted el riesgo de oirse tan bizarro como los siguientes ejemplos de la vida real:

-----------------------------------
ATENCION: esto NO es una dramatización. Las siguientes son oraciones reales, escritas por hablantes reales, y traidos hasta sus pantallas por la magia del copy-paste. Ninguna de ellas ha sido alterada (ni siquiera los signos de puntuación han sido editados).
------------------------------------

(1) La tía bloggera:
holaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!! sobrino ¡¡¡¡¡¡feliz dia del niño y de la niña a todos y todas !!!!!!!!!!!!!!!!!!

¿Feliz día de la niña y del niño, sobrino? Si mi sobrino es niño, ¿qué carajos tengo que estar aclarando que también es día de la niña? ¿No se vaya a ofender quién? ¿El niño? Como si le importara. Quizás la autora de este despilfarro oracional es una tía hiper progresista que cree en el "género fluctuante" (en el que yo sí creo, dicho sea de paso, pero que una vez más, no tiene nada que ver con el género gramatical) y piensa que su sobrino queer puede elegir su género a discreción: puede que hoy elija ser niño, y en unas semanas decida usar tutú.

Pero además de dar información inútil, el afán de corrección política de la tia bloggera la lleva a un callejón sin salida: feliz día a todos... ¿y todas?. ¿Qué no "todos" por definición son todos? Supongamos que organiza usted una despedida de soltero para su mejor amigo (lo cual ya es mal gusto de por sí, pero ese es un tema aparte). Todos sus amigos varones están invitados, pero las mujeres no lo están. ¿Acaso diría "pueden venir todos pero todas no"? O "pueden venir todos pero no algunas". No creo. Cuando uno dice "todos" ya se jodió, y son todos. Por eso decir "todos y todas" no sólo es chocante: es ilógico. Qué bueno que en los panteones antiguos no tienen internet, porque Aristóteles se revolcaría en su tumba si leyera a la tia bloggera.

(2) La ONG progre:
Este día también sirve para llamar la atención sobre las vidas de los niños y niñas africanos.

Esta oración se refiere también al día del niño y de la niña, que es el festejo que más ha sufrido los embates del doble sustantivo. Porque casualmente, no hay día de la secretaria y del secretario ni día del compadre y de la comadre, o día del cartero y de la cartera. Uno dirá que porque son roles típicamente ejercidos por gente de un solo género. Pero ¿porqué no se rebautiza Sambalentín como "día de los novios y de las novias"?. Porque, de acuerdo con la lógica (¿dije "lógica"?) del doble sustantivo, "el día de los novios", así como está, tiene que ser un festejo exclusivo de parejas masculinas homosexuales.

En este ejemplo se refleja el miedo que tiene esta ONG de que le reclamen el haber llamado la atención sobre las vidas de los niños africanos y ni acordarse siquiera de las pobrecitas niñas africanas. Para evitarse reproches, el que redacta el comunicado recurre al viejo truco del doble sustantivo. Pero, un momento: "niños y niñas africanOs"? por qué no "niños y niñas africanos y africanas"? ¿O al final sólo se incluye a las niñas africanos, olvidándose, como siempre, de las niñas africanas?

(3) El luchador social sindicalista:
Los trabajadores y trabajadoras no son tontos.

...ni tontas, hay que aclarar, ni tontas. Porque así como está esta oración, pareciera que los trabajadores no son tontos, y las trabajadoras no son tontos tampoco. Con lo cual, ¿tontas sí son? Si ya empezamos a duplicar el sustantivo, hay que ser consistentes en toda la oración: también se duplican los adjetivos, cuantificadores, posesivos, etc.

Por ejemplo, si tengo dos sobrinos, una niña y un niño, tendría que decir: "Qúe bueno que trajiste a tus sobrinos. Yo también traje al mío y a la mía". La oración del luchador social, pues, a riesgo de que le saque risas al patrón y a los mismísimos trabajadores, quedaría así: "Los trabajadores y trabajadoras no son tontos ni tontas".

----------

En conclusión, la motivación detrás de esta aberración lingüística del doble sustantivo consiste en identificar una asimetría gramatical (el hecho de que la forma de los plurales y los sustantivos genéricos tengan la terminación "o" que corresponde al masculino) con una asimetría ideológica (el dominio del género masculino sobre el femenino en la interacción social).

Afortunadamente, la lengua tiene vida propia y no está sujeta a los caprichos o extravagancias de sus hablantes. Así que si usted ha intentado ser políticamente correcto mediante el uso del doble sustantivo, desístase. Su recurso no sólo no va a cambiar en nada la desigualdad social de género, ni mucho menos las reglas de concordancia gramatical, sino que lo van a hacer quedar en ridículo, y el mensaje nunca llegará a su audiencia. Sus interlocutores pasarán mucho tiempo tratando de procesar oraciones demasiado largas, (redundantes en el mejor de los casos, paradójicas en otros), y tratando de averiguar mentalmente por qué se complica usted tanto la vida para decir algo tan sencillo. Además, pensándolo bien: si duplicar los sustantivos para hacer explícitos los dos géneros fuera mínimamente efectivo y racional, Fox y Martita nunca lo hubieran usado, para empezar.

14 comments:

Anonymous said...

"el inglés no tiene género"... tal vez, pero no se salva de la misma estúpida tendencia a duplicar (ver ejemplo 1) o invertir el empleo de pronombres (ej 2):

(1) "if the reader is worried about this, HE or SHE may fix a countable set Phi of proposition letters..."

(2) "if an agent knows that Phi, does SHE know that SHE knows?"

Ejemplos de la vida real. Por cierto que el uso de SHE para referirse a una persona cualquiera ha invadido los textos anglosajones hasta grado de ridículo.

Un abrazo,

Mau

Violeta Vázquez-Rojas said...

Mucha razón tienes, Mau. Después de que dije que el inglés no tiene género, me acordé de su talón de aquiles, que es no tener pronombres nulos. Yo siempre que leo cosas como "If the speaker thinks that she used..." me saco de onda. Siento que están hablando de alguien específico, alguien que es mujer. Más me encabrona el uso "genérico" de "they" en singular. "When you marry someone, let them know that..." "them"? que son varios? En fin. Paul Postal tiene una buena discusión sobre la corrección política en los ejemplos de lingüistas, por cierto. Gugl it.

bandala said...

Ah, chiquillos y chiquillas...

Larisa Escobedo said...

que placer oirte tan apasionada! pero no culpes a las feministas... ellas solo trataban de hacer el bien...

Violeta Vázquez-Rojas said...

Jeje.. noo, nada en contra de las feministas. Más bien es en contra de los que adoptaron la única idea mala que se les pudo haber ocurrido. Si, bandala, como ese que decía "chiquillos y chiquillas" Chale.

Cronopio reloaded said...

Hola Violeta. Un post muy machin ¿no? (Es broma, claro). En Ulrica Borges (Boryes pa' los entendidos)le hace decir a esa mujer: "No soy feminista por eso no imito a los hombres". No sé tal vez Gorgie era misógino, ve tu a saber. Lo que si es que si el lenguaje es machista hay una palabras medio gays entonces. Ejemplos: La mano, el día, el agua, etc. ¿Palabras homosexuales en nuestro idioma o sólo para la gente de ambiente? (Por cierto, prefiero decir gay a homosexual, es más nice, ji,ji, ji).
Saludines

ana said...

Ahhhhhhh que risa Viole! Tás insmirada manita. Y lo que le contestaste a Mauricio tambien está bien interesante. Es verdad que el genero en pronombres que refieren a entidades que hasta el momento son inespecificas cómo que saca de onda porque hay cómo un efecto de especificidad. Lo interesante seria ver si ese efecto sucedería con otro tipo de marcadores de género o sólo femenino y masculino. O sea, estaría chido ver si un hablande de lengua bantu tiene estos efectos de especificidad cuando lee inglés.
Besos

Violeta Vázquez-Rojas said...

Mis dos centavos Anita: el efecto de especificidad es pragmático nomás. Y surgiría siempre que se use el género más marcado. Por la máxima de Grice, ya sabes, de que si dices "she" teniendo la opción más neutra de decir "he" entonces dices "she" porque sabes algo, con lo cual seguramente hablas de alguien en específico y no de un genérico, etc. La predicción es que un hablante de lengua de veinte géneros, mientras sepa que en inglés el menos marcado es "he" ya la hizo. Lo interesante también es saber en lenguas bantúes qué géneros despliegan ese efecto pragmático, porque ves que allí los géneros no se corresponden con clases semánticas siempre, sino que hay algunos géneros como "cosas cuyo nombre empieza con mb: huevo, zorrillo, amanecer". Me lo estoy inventando, más o menos así es la cosa. Como la Enciclopedia China de Borges. Borges again, Cronopio.

sirako said...

yo por eso me quité los genitales. a ken y a barbie no les preocupa que los llamen "It" o "dolls" claro, porque no tienen genitales. esa es la onda.

Anonymous said...

Violenta, que me llega una solicitud tuya del faizbuk, pero ¿cómo crees que le voy a entrar a esas cosas si yo siempre he sido una missántropa?. Me da gusto saber de ti por medio de estas cosas de la tecnología, ver que ya eres una presona de respeto y de peso académico super rudo. Aunque, con todo, me sigue pareciendo raro que la gente se dedique a eso de la Linguística, pero bueno, allá cada quién con sus vicios. Yo ahora me dedico al Teatro (escribo teatro) y mi última obra es sobre la crisis de una Lingüísta. No sé porque sospecho que me haría bien hablar contigo. Mándame un mail para ver si nos vemos:
cancerdeoquis@yahoo.com.mx. Abrazos por toodo el tiempo que no nos hemos visto. Verónica Bujeiro.

rendija said...

alo violeta, le he entrado a su pagina por primera vez y me gusta. otra forma ahora comun de hablar/escribir es usar el @ o el x, para decir chic@s o queridxs todxs... que no lo veo tan mal porque sabemos que estan queriendo dirigirse a la multitud pensando en su diferencia de "genero" (mostrando la debida correctez politica/linguistica). aunque coincido que puede llegar a ser un poco esquizo estar todo el tiempo pensando de que manera dirigirse a cada persona en particular. aunque viendolo por el lado de des-automatizar el uso del lenguaje y ser un poco mas "conciente" tal vez no vendria mal... en fin. saludos desde la gran tierra del norte que no es usa.

Anonymous said...

Ejemplos de material educativo para adultos, casos reales:
La llegada de los conquistadores y de las conquistadoras...
Los evangelistas y las evangelistas...
Un saludo de tus nuevos lectores.
Elisa y Miguel

Violeta Vázquez-Rojas said...

sirako: barbi no tendrá genitales, pero es una damita, para muestra baste que cumple años el mero 8 de marzo. (no había visto tu comment, qué emoción, yo soy fan de los tuyos en el blog de plaqueta).

rendija, muchas gracias. sí, el uso de la arroba, el signo de número y otros trucos tipográficos a mí me recuerda a los comics donde eso se usaba en lugar de groserías. llegará el día en que se prohiban los sustantivos genéricos y tengamos que llamar a cada cosa con un nombre distinto?

Elisa Y Miguel, bienvenidos! Las tlatoanis y los tlatoan??s, los frailes y las frailas (?)... lo bueno de la historia es que la escribieron puros hombres, ergo no hay que hacerse bolas con cómo sería el doble sustantivo, si la SEP se empeña en implementarlo.

Anonymous said...

En latín (que, espero que no haya que recordarlo, es la lengua de la que procede el español) había tres géneros gramaticales: femenino, masculino y neutro. El género más marcado de todos era el femenino, y el menos marcado era el neutro. Si se acepta (como hacen nuestras feministas y nuestros feministos) que en nuestras lenguas el masculino es el género marcado debido a que lo femenino se valora menos que lo masculino, entonces habría que aceptar que los latinos valoraban más a los seres inanimados que a los varones.

En realidad las teorías supuestamente feministas sobre el género gramatical no son más que la continuación de determinadas teorías románticas que, partiendo de unos postulados abiertamente machistas, alababan la perfección de determinadas lenguas por dar al masculino un papel más importante que a lo femenino. Los neogramáticos ya se percataron de que tal razonamiento era un disparate, pero las femistas se lo han creído y parecen haberlo convertido en el eje de sus actividades.